Un Pueblo Feliz

Esta es una historia escrita por un gringo amigo mío llamado Chavis (Mercenary81), y antes de publicarla aquí le pedí permiso. Además no hay derechos reservados ni nada por el estilo, por lo cual si me reclama lo voy a mandar al averno. Disfruten y recuerden, lo que rima en inglés, puede no rimar en español.

En un pueblo siempre alegre lleno de gente siempre contenta vivía un hombre cansado llamado Tick. Ahora, Tick era un lunático, aunque no todo el tiempo. En algún momento vivió una vida muy feliz con su hermana Lock, y su hermano Tock, su madre Tempis y su padre Clock – todos gente feliz.

Pasaban los días felices, sus alegrías individuales causadas por sus distintas acciones. Hasta que un día, la hermana Lock le dio un vistazo al hermano Tick y al hermano Tock. Ambos sabían lo que estaban haciendo, tenían algo que los diferenciaba de los demás.

La hermana Lock vio a su madre Tempis y a su padre Clock, ambos dispuestos hacia la vida, sabiendo lo que iban a hacer. Por todo el pueblo los felices ciudadanos hacían felices trabajos. Vivían en casas felices con vidas felices. Lock, sin suerte, intentó desesperadamente encontrar un talento. Con la costura su madre era muy buena; ella sola cosía los todas las prendas de cada familia del pueblo. Lock, sin suerte, intentó coser con su madre. Ella no era buena para coser y terminó con los dedos lastimados por las agujas.

Al hermano Tock le gustaba cocinar. “Sufle & Flambe”, un rico plato de pescado, era su especialidad. Lock hizo un desorden intentando mover los dedos con la misma destreza que su hermano. ‘Simplemente no puede cocinar’, se dijo Tock.

El hermano Tick y padre Clock se pasaban el tiempo contando tiempo. Lock se unió, una vez más. No podía encontrar el punto, hora a hora, día a día, contando hasta que el sol se fuera. Sus cuentas se volvieron resbalosas y su sincronización pegajosa. El hermano Tick y el padre Clock, madre Tempis y el hermano Tock comenzaron a enojarse por sus continuas fallas.

Con los temperamentos aumentando Lock se fue asustando y huyó de su feliz hogar. Al muelle corrió y en la parte más oscura se escondió. En el oscuro muelle se sentó, sin poder encontrar un talento para ella. Pero pudo pensar en algo que podía hacer, y decidió tomar vuelo. En el borde del muelle, con pena en la mente, se paró la pequeña Lock. Un paso dio y un momento tomó para que la pequeña se fuera de nuestro mundo.

El hermano Tick y el hermano Tock, la madre Tempis y el padre Clock buscaron por todo el pueblo feliz a la pequeña hermana Lock. Sus esfuerzos fueron en vano, a la pequeña no encontraron y a su casa regresaron. No sabían que se había ido, para siempre, perdida, perdida, perdida.

Ahora el padre Clock y el hermano Tick no podían escuchar al tiempo hacer “click”. Pensamientos de Lock y de su error hacían que no pudieran contar. El hermano Tock no se podía concentrar. Sus platillos estaban insípidos y su famoso pescado frito le recordaba a su hermana y sus constantes fallas.

La madre Tempis no podía coser. Su hija adorada se fue para siempre.

La familia perdió todo sentido y razón. Sin Lock no tenían inocencia. La familia se perdió, con el corazón roto y triste.Una familia triste y rota en un pueblo muy, muy feliz.

FIN

Si se pusieron tristes reclámenle a él, no a mí.

Abur.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s