Mal de muchos…

Hace un par de semanas dije que estaba trabajando en un nuevo proyecto animado. Un video musical. La música, por supuesto, no fue compuesta por mí, sino que le pertenece a cierta banda española…

Verán, en mi cuenta anterior de Youtube (0Ject0) en la que tenía varias de mis animaciones(como Weird Al’s Lasagna y El Gato Viudo) recibí una notificación de que uno de mis videos, aquél con música de Weird Al, había sido prohibido en Alemania debido a que no poseo los derechos de autor para distribuir el trabajo como mío. Y es cierto. A pesar de que nunca planeé usar ese video para conseguir dinero (aunque en Newgrounds.com, gracias a la publicidad, me dan la magnífica cantidad de 3 centavos al mes debido al tráfico que mi video produzca o no), usé música sin el permiso explícito del autor.

El video no ha desaparecido de internet, aún pueden checarlo en newgrounds.com o en mi cuenta de deviantArt, sin embargo en cuanto me lleguen notificaciones de que debo borrarlo, lo haré.

He decidido (no a partir de este incidente, sin embargo… lo había decidido desde mucho antes) que después del video en el que me encontraba trabajando en este momento, no haría jamás un video musical sin poseer los derechos de distribución de la canción. Y ahora no estoy seguro de si debo terminar y subir el video que me encontraba realizando. Mi moral me dice que no. Y es probable que no lo haga.

¿Cómo podría exigir respeto por mis creaciones si yo no respeto lo que otra gente ha creado?

Mi cuenta de youtube (0Ject0) ha sido desactivada por mí, y todos los videos (9, la mayoría con música que jamás fui autorizado a usar) han sido eliminados de youtube. Tengo una nueva cuenta, por si les interesa: http://youtube.com/user/Jectoons

En esta nueva cuenta subiré contenido creado por mí, además de que intentaré usar aquella música llamada Royalty Free, o bien usar la música creada por los usuarios de newgrounds.com.

Uno puede pensar “todo el mundo usa música que no le pertenece para ponerla en sus videos de youtube. Este wey está pendejo”, pero como dice el dicho: “Mal de muchos, consuelo de tontos”.

Me parece que el proyecto del video musical está cancelado.

Un saludo,

Ject.

Advertisements

Nuevo proyecto animado. Yupi.

Estoy trabajando en un nuevo proyecto. Un nuevo video musical. Creo que será el último video musical que hago, y ya que termine este me empezaré a dedicar a la creación de una serie web animada. Creo. He aquí mi progreso:

Animación en sucio: 80% / 100%

Animación Final: 0% / 100%

No sé cuando pueda terminarla, probablemente me tarde bastante debido a la escuela y todo eso. Digo, la animación en sucio la empecé en octubre, me parece, y le voy avanzando de a poco. La ventaja es que es el proyecto en Flash más elaborado que he hecho hasta ahora, ya que aplico bastante de lo que he ido aprendiendo en los escasos 3 meses y medio que llevo estudiando Animación Clásica.

La fecha estimada en que esta animación será terminada está entre Agosto y Octubre de 2011. Quizá antes, quizá después, todo depende de mi tiempo. Pero prometo (a uds, el escaso público que tengo en este blog, y a mí mismo) que trabajaré en este proyecto en todos los ratos libres que tenga, ya sean 5 minutos o un par de horas, intentaré avanzar. Publicaré más de mi progreso el lunes de la próxima semana.

Saludos,

Ject.

 

“La Torre Oscura”, de Stephen King (Reseña general de la serie)

La Torre Oscura  (La Torre Oscura, #7)

Antes de comenzar debo decir que esta “reseña” no está completamente dedicada al séptimo volumen de la saga de La Torre Oscura, y por lo tanto contiene un gran número de spoilers ya que expresa mi sentir hacia la serie como un todo. Como el todo increíblemente terrorífico que es.

He terminado de leer el volumen VII de La torre Oscura el 11 de Noviembre de 2010 a las 7:20pm. Me he quedado reflexionando el final (que NO es un final, sino una suerte de camino hacia el final) durante un momento. He buscado otras opiniones y finalmente me he decantado por comenzar a escribir mi opinión sobre la posible Obra Magna de Stephen King.

Me enteré de la existencia de la serie de “La Torre Oscura” bastante tiempo después de haber empezado a leer King. Para cuando leí “El Pistolero” ya había leído, al menos, 15 títulos del tan discutido “amo” del terror (Siendo “EL FUGITIVO” el primero, y vaya que me dejó una muy buena impresión. Si no fuera por ese libro, no seguiría leyendo a Stephen King).

Debo decir que el primer título de La Torre Oscura me cautivó. No fue por la manera en que la historia estaba narrada, sino más bien por la historia como un asunto totalmente fuera del control del autor. En verdad, El pistolero es una masa confusa de eventos que pasan tan rápidamente uno después de otro que es difícil recordar qué te golpeó y cómo te golpeó, y sin embargo te sientes con la necesidad de que te golpee otra vez ya que cierras la contraportada del libro y piensas “¡Ese fue un libro endemoniadamente bueno!”. Y todo gracias a esa excelente primera frase. En verdad, me encantaría escribir un libro que empezara con una frase tan fantástica como esa: “El hombre de Negro huía a través del desierto, y el pistolero iba en pos de él”.

El Pistolero trepida rápidamente entre el pasado y el presente, entre la vida y la muerte, entre el amor fraternal y la resignación. El encuentro Jake y su subsecuente muerte son las partes más impresionantes del libro, pero lo que le da el toque final es la charla al final con Walter, y la mirada del pistolero perdida en el horizonte.

Pasó un tiempo antes de que tuviera en mis manos el segundo volumen de la historia, titulado “La Llegada de los Tres”. Con un tamaño considerablemente mayor, el segundo libro nos habla de cómo el ka-tet de Roland Deschain, el Pistolero, comienza a formarse. Debo decir que mientras narraban los eventos en los cuales Roland conoce a Eddie Dean, el avión, la batalla contra la mafia y todo eso, yo podía imaginarme todo perfectamente. Devoré ese libro. Disfruté la muerte de Mort (aunque suene extraño si lees esa última frase en voz alta), y me dio tristeza la vida de la Dama de las Sombras, Detta/Odetta/Susannah, tan marcada por la desgracia física, y que sin embargo encuentra una suerte de iluminación al enamorarse de Eddie. Excelso.

Comencé a leer “Las Tierras Baldías”, y no tardó mucho en fascinarme mucho más de lo que me habían fascinado los dos volúmenes anteriores. El regreso de Jake a Mundo medio, y la explicación tan perfecta del dilema en que se encontraba, sin saber si estaba muerto o no (causado por la muerte de Mort, quien lo había matado antes de que apareciera por primera vez en Mundo Medio… es una paradoja compleja e interesante, muy bien presentada), el demonio de la puerta, Blaine el Mono y, por supuesto, Acho el bilibrambo. Todo en ese libro es increíble, y el final… ¡Dios! no podía creer que King dejara a sus lectores en un cliffhanger de esa magnitud. Pero soporté.

Conseguí el cuarto volumen en una edición cuyo título rezaba “La Bola De Cristal” (Es comunmente conocido como “Mago y Cristal”… ambos títulos le hacen justicia al libro). El primer cuarto del libro es algo aburrido. Aunque tiene el desenlace del encuentro del Ka-Tet de Roland con Blaine el Mono, a ese primer cuarto le falta la emoción que caracterizó a los otros tres libros. Pero el segundo y tercer cuartos… so increíbles. No me despegaba del libro. La juventud de Roland, su amorío con Susan Delgado, la muerte de Susan y la batalla contra los Cazadores de Ataúdes… todo eso es fabuloso. Pero el final… eeeh… pues no es bueno. Me pareció un recurso poco adecuado y que desencajaba en la historia. Los zapatos rojos… pffff… ridículo.

“Lobos del Calla”… el título sonaba muy interesante. Pero la verdad es que es uno de los libros que más me he tardado en leer, debido a lo increíblemente aburrido que estaba. Quizás fue necesario por que empezaba a indicar qué dirección tomarían los últimos dos libros, pero aún así me pareció soso y estúpido. Aunque siempre me ha intrigado esa manera que tiene King de reusar a sus personajes viejos (en este caso Donald Callahan, de “El Misterio de Salem’s Lot”, un libro que, por cierto, tengo que volver a leer). Fue un libro muy simple en comparación a los otros.

“La Canción de Susannah” es un libro bueno. Empieza a explicar muchos detalles sobre muchas cosas, incluido el embarazo de Susannah y cosas que no explicaban en el libro anterior. Sin embargo conserva esa “velocidad” lenta y poco interesante. No se parece en nada a los primeros tres volúmenes, que, como ya he dicho, son increíbles. Y al principio me perturbó un poco la aparición de Stephen King como un personaje de su propia novela, pero con el tiempo lo acepté y me pareció que tenía sentido. Además la aparición de Mia como una última personalidad de Susannah… wow, fue bueno. No bueno al grado en que se merezca alabanza, pero bueno.

“La Torre Oscura”. Ese es el volumen que he terminado hoy, a tres años de empezar a leer la serie. No es nada, lo sé, teniendo en cuenta que hay gente que comenzó a leerla hace 40 años, cuando el primer libro apareció, y que hay gente que nunca terminó de leerla.

Este libro es interesante. Mientras que las primeras 300 páginas mantienen ese ritmo aburrido, el resto del libro es bastante disfrutable. Creo que lo que detona ese hecho es la muerte de Eddie Dean. Es cruel, y realmente no se le da mucha importancia de manera narrativa, pero sin que lo sepas tiene un impacto emocional fuerte para cualquier lector que haya leído todos los libros con la serenidad y paciencia que yo los leí (tengo experiencia, después de leer tantos libros de Stephen King). Luego está la muerte de Jake, salvando al autor. Fue un recurso inteligente el usar a sus personajes para excusar un accidente real, que de hecho estuvo a punto de poner fin a su vida, pero aún así me parece que es un asunto muy pretensioso. Pero, como ya he dicho, la presencia del autor en sus libros se volvió totalmente natural después de un rato. Qué hacerle.

El asunto con Joe Collins de Odd’s Lane, los sueños de Susannah, Patrick Danville (Tengo que leer “Insomnia”) y todo eso me parecieron eventos pasajeros poco necesarios que por suerte fueron rápidos de leer. Cuando Susannah se fue de mundo medio en su cochecito no fue ni emocional ni interesante. Fue importante para la historia, sí, ya que es parte del final, sin embargo no fue algo que marcara al lector tanto como la muerte de Acho (en mi opinión el mejor personaje animal jamás creado por Stephen King, aunque todos los personajes animales en esta serie son increíbles) a manos de Mordred, el hijo de Mia y de Roland (que prestó su semen tiempo atrás en el primer libro, cuando su encuentro con el oráculo). El enfrentamiento con el Rey Carmesí se me hizo muy tonto, y la forma en que “pereció” no fue nada sorpresivo y en realidad, aunque original, me imaginaba algo más poderoso.

Esa última parte del libro termina con que Roland entra a la Torre Oscura, rodeado del campo de rosas, gritando los nombres de todos sus amigos que perecieron para llevarlo hasta donde estuvo. Esa parte… esa parte fue inspiradora. Fue increíble. Y, de hecho, pensé que era el final, con Patrick Danville escuchando la puerta cerrarse y sin ver a Roland salir de la Torre. Pum, ese cuento se ha acabado.

El epílogo de Susannah, en el que llega a un mundo alterno al de Piedra Angular (el nuestro) y encuentra a Eddie y a Jake (que en ese mundo son hermanos y se apellidan Toren). Es un final “feliz”.

Entonces King retoma el relato de Roland. Roland subiendo por la Torre Oscura, lo que todos los fans esperamos mientras devorábamos libro tras libro (unos con rapidez, otros, como yo, con lentitud mientras la historia decaía y se levantaba de nuevo). Me pareció interesante que Roland viera su vida mientras ascendía por los escalones de la Torre, y esperaba que muriese al final de la historia. Después de todo, dicen que ves tu vida entera antes de morir, ¿no es cierto? Y eso es lo que estaba viendo Roland. Pero entonces llega a la última habitación. Recuerda ciertos diálogos, pero en concreto ese que dice “Eres el que nunca cambia”. Entra a la habitación y entonces, de pronto, está donde empezó.

El Hombre de Negro huía a través del desierto, y el pistolero iba en Pos de él.

Es un final espantoso. No digo que el final, como está escrito, sea espantoso. Sino que es un “final” espantoso para el personaje. ¿Entienden a lo que me refiero? ¡Roland ha estado llegando a la Torre Oscura desde siempre! ¡Y cada vez que entra a la última habitación, regresa al punto de partida en el desierto sin recordar la última vez! Es espantoso. Es una suerte de limbo (es, mejor dicho, un infierno) eterno que el personaje no puede dejar de recorrer hasta que halle la manera correcta de hacerlo. Pero la pista que nos da King al final es que con el tiempo encontrará una manera da hacerlo. ¿Cómo? Porque ahora un poco del pasado del pistolero ha cambiado. Recogió el Cuerno de Eld al final de la batalla de Jericho Hill, y lo tiene consigo en esta nueva etapa de su infierno.

Se mencionó muchas veces que una persona como Roland nunca podría alcanzar el cielo, sin embargo no esperaba que su destino (un destino que bien podría ser infinito) fuera tan espantoso. ¿Conseguirá Roland culminar su viaje de manera “decente” esta vez? Quizás. No es probable. Si en verdad sólo un error es corregido por ocasión, entonces puede que su vida, sus alegrías, sus pérdidas, sus esperanzas, sus decepciones, sus batallas y, por último, su encuentro con la Torre, se repitan de manera indefinida. Es algo demasiado complejo, y a la vez, es el final perfecto para la historia.

Por que no es un final.

Renovación. Dice King antes de que Roland entre a la Torre, cuando pierde un dedo, que en la Torre hay renovación. Pero es una renovación absoluta.

Me pregunto si realmente todos los acontecimientos se repiten. El viaje, es seguro que se repite, pero ¿los compañeros? Quizás los acontecimientos se parecen. De acuerdo a la rueda del Ka (destino en el mundo del Pistolero), todo vuelve a su sitio. Por eso Roland regresa al principio cada vez que llega a la Torre Oscura.

¡Pero entonces, si el Ka es una rueda y la renovación es constante, puede que sólo sea un ciclo con una historia infinita que en realidad nunca ocurre! O puede que Roland esté pagando todos sus pecados viviendo una vez tras otra los acontecimientos del viaje hacia la Torre. Es un dolor de cabeza, parecido al que me dejó el final de “La milla Verde”.

Pero aún así, me gustó mucho. Se me hace un final digno de la historia (que, King lo dijo desde el principio, sabía que era muy compleja y que pudiese ser que nunca la acabara… y tenía razón: estaría repitiendo su trabajo si es que alguna vez la terminara… ¿o no?), y mejor aún, se me hace un “final” digno del personaje. Un personaje cuyo destino es estar solo. Un personaje cuyos amigos y familia siempre perecen por su culpa (y prueba de ello es la historia en sí).

Porque finalmente, esa ha sido la vida del pistolero.

Creo que estuvo bien. ¡Bravo King, no estropeaste la esencia de tu historia con un final de mierda como lo has hecho en innumerables ocasiones!

Eso es todo.

Saludos,
Ject.

P.D: Ven-ven, Commala, la historia nunca se acaba.

The League of Extraordinary Gentlemen (Vol. 1) – “Reseña”

Primero que nada debo decir que no soy un gran aficionado de los trabajos de Alan Moore (aún, todo puede suceder). He leído Watchmen V for Vendetta, y no me ha impresionado mucho más que otras novelas gráficas. Claro, V es muchísimo mejor que Watchmen (al menos en mi humilde opinión).

Sin embargo The League of Extraordinary Gentlemen es algo… diferente. Al menos el volumen 1 es extremadamente bueno. La narrativa a lo largo de los seis números que conforman la historia es muy parecida a lo visto en los otros trabajos de Moore, pero tiene un no sé qué que me late mucho más que cualquiera de sus otros libros.

Los personajes están muy bien definidos (y me hicieron sentir ignorante debido a que sólo conocía a 3 de ellos, pero de Quatermain y de Mina Harker no tenía ni la más remota idea), y, hasta donde sé, siguen los patrones establecidos por sus autores originales de una manera genial. Me sorprendió lo bien hecho que estaba el guión (desgraciadamente yo fui una de esas personas que vio la patética película antes de tener oportunidad de leer la… ¿novela gráfica?).

En cuanto al arte de Kevin O’Neill… bueh… resulta muy conveniente para un gran número de cosas, pero no combina bien con ciertas partes del guión, además de que creo que le falta fuerza a las expresiones (sobre todo en el caso de Edward Hyde). Pero en general hace un genial trabajo, sobre todo con los fondos, las composiciones y las perspectivas. Uno que otro personaje que atrapé “off-model” de vez en cuando, pero en general, fabuloso.

La calificación que le doy a esta… “novela gráfica” es de 5 estrellas, por la historia más que por el dibujo, ya que consiguió cautivarme y manterme pegado al libro hasta el final. (Excepto por esa historia sobre Quatermain al final. No estoy con ánimos de leerla por el momento, aunque quizá después me anime).

Ahora tengo que leer el segundo volumen y ver qué tal está. El concepto es fabuloso, así que espero que ese segundo volumen y los que le siguen sean tan buenos (y con suerte, mejores) como el primero.

Saludos,

Ject.

¿Qué PEDO con el Manga en México?

EDIT 14/11/14: Esta entrada, por alguna razón, sigue obteniendo lecturas y comentarios todos los años desde que la publiqué (hace más de 4 años). Esta es una situación que me da bastante gusto. Gracias por darte una vuelta por este olvidado blog y darle un poco de vida. Salud.

ADVERTENCIA: Antes de que empiecen a leer este artículo deben saber que soy fan del manga. No de TOOOODO el manga, pero sí leo de manera periódica varios mangas, y de hecho admiro bastante la cultura del dibujo que se ha desarrollado en Japón a lo largo de los años. Algunos de los títulos que leo frecuentemente son:

  • One Piece de Eiichiro Oda
  • Naruto de Masashi Kishimoto
  • Bleach de Tite Kubo
  • HunterxHunter de Yoshihiro Togashi(No me dieron muchas ganas de seguir leyéndola)
  • Samurai X de Nobuhiro Watsuki (serie terminada hace unos años)
  • Fullmetal Alchemist de Hiromu Arakawa (Terminó a principios de este año)
  • Ranma ½ de Rumiko Takahashi (Terminó hace como 10 años, quizá más)
  • Inu Yasha de Rumiko Takahashi (También terminó hace unos años)
  • Yu Yu Hakusho de Yoshihiro Togashi (También terminó hace un rato)

En cuanto al anime… solía ver, como todos los que nacimos entre 1980 y 1999 (en mi caso, 1992), Dragon Ball Z, Pokémon, Sakura Card Captor, Samurai X e Inu Yasha.

Sé lo suficiente sobre manga como para hacer esto. Al fin y al cabo, no voy a criticar al manga como género, ya deé en claro que me agrada leerlo.

Como de seguro ya sabrán, soy un aspirante a monero en la siempre caótica y malinchista república mexicana, algo que es “común” y que sin embargo no tan común al mismo tiempo. ¿Por qué? Resulta que últimamente (desde el “boom” del manga en México, hace unos 15 años), a los jóvenes y aspirantes al dibujo en México les da por dibujar manga. No es que esté mal. No está mal, al contrario, me parece absolutamente maravilloso que aspiremos a aprender de otra cultura de dibujo que no sea la gringa. Pero…. chale, es que hay límites, y francamente el manga está sumamente sobrevalorado.

¿Cómo es que surgió la idea de publicar esto? Pues resulta que hoy, domingo 22 de Agosto de 2010, compré dos publicaciones que llamaron mi atención. La primera, a eso de las 12:00 del día, fue la revista DibujArte S3 no. 69, en cuya portada viene un dibujo (*cough* Manga *cough*) de Luis Belmont, quien es un tipo muy talentoso, no me malinterpreten. Compré la revista (de Vanguardia Editorial) porque hay veces en que trae artículos que me interesan sobre manera, como colorear en photoshop, pintar con acuarelas, tinta digital, tinta normal, etcétera.

La segunda publicación que adquirí fue un fabuloso libro de Mercurio López Casillas sobre el maestro José Guadalupe Posada, uno de los mejores (si no es que el mejor) ilustradores de México de finales del siglo XIX y principios del XX. Después de hojear durante horas los grabados de Posada, me di cuenta de que tenía la revista de DibujArte a un lado. Y entonces comencé a preguntarme “Bueno, habiendo tanto talento en México, como el de este tipo Luis Belmont, ¿Por qué chingados todo el mundo dibuja manga?”. Y con “todo el mundo” me refiero a la gran mayoría de ilustradores y dibujantes en México que se decantan por el estilo japonés.

Son muy pocos los mexicanos que realmente desarrollan un estilo propio del gran número de inspiraciones (comic, novela gráfica, ilustraciones, paisajes, manga) que hay en el “mercado” del dibujante, por citar a algunos, Mario González (A quien admiro mucho, y que publica primero en inglés, pero, ¿de qué otra manera se puede uno dar a conocer en el ámbito de los cómics en México?), Augusto Mora, Bachan, Juanele y Zirta.

Digo, está claro el por qué el manga ha sido una influencia tan poderosa en todos los dibujantes mexicanos (crecimos viendo el anime de DBZ, por favor). Y si no está claro, déjenme mencionar algunos elementos: narrativa, anatomía (la exagerada anatomía femenina, por ejemplo, o los músculos super desarrollados de algunos varones), violencia y humor para “todas las edades” (aunque en muchos casos ese humor sean en realidad referencias altamente sexuales disfrazadas), entre otros (no podemos olvidar la gran cantidad de géneros que exploran los mentados japoneses).

Decía: está claro por qué el manga ha sido una influencia tan poderosa en los dibujantes mexicanos, pero llegar al punto en que la mayor parte de las publicaciones sobre dibujo que aparecen de manera quincenal, semanal, mensual o bimestral en los puestos de revistas son referentes al manga y/o al anime (que sólo es el estilo de animación realizado por los japoneses, y que también admiro pero del cual sólo pretendo sacar unos cuantos elementos y no dedicarme de lleno a emular el estilo japonés) es un golpe bajo y una mentada de madre para el dibujo mexicano.

No he visto, por ejemplo, que en una revista sobre “comics” en méxico hagan entrevistas a autores independientes como los que mencioné anteriormente, y eso es realmente lo que deberían estar haciendo para promover la industria de la historieta (porque “comic” es una palabra gringa que se refería en un principio a las tiras cómicas y que se quedó como nombre definitivo para el arte secuencial) en México, o reportajes sobre Butze, Rius (bueno, a ese lo lee todo el mundo), Quezada o Posada. Para hacerla crecer, maldita sea. Volteo a los puestos de revistas y me encuentro con las publicaciones gringas (que no están mal, pero perjudican igual o peor que el manga a la historieta mexicana) distribuidas por Vid, además de los centenares tomos de manga que venden en sus sucursales. Checo un poco más y me encuentro con Conexión Manga, DibujArte S3 (que si bien no se dedica de lleno al manga, en la mayoría {¡EN TODAS!} de sus publicaciones usa ejemplos con ilustraciones de tipo manga) y Akiba Kei, las tres distribuidas por Vanguardia Editores (que también distribuye el popular comic gringo Archie).

Publicaciones mexicanas en formato de historieta hay varias, pero siempre es algo así como el Libro Vaquero, El Pantera, Kaliman o Memín Pinguín (las últimas dos siendo verdaderos ejemplos de la historieta en México, y no pendejadas), que si bien está chido que las saquen, ya fue mucho, ¿no es cierto? Memín Pinguín, por ejemplo, una larguísima historia creada por Yolanda Vargas Dulché que se reedita, y reedita, y reedita hasta el cansancio.

Lo que más me molesta de las editoriales mexicanas de revistas (verdaderas editoriales mexicanas de revistas de historietas, no Televisa ni nada de eso) es que no se prestan a cosas nuevas. Vid publica Marvel, DC, manga y a Memín, pero no permite que nuevos autores creen revistas nuevas que se puedan distribuir como HISTORIETAS en toda la república. Les da miedo el cambio.

Me entristece que el manga haya tomado tanto control sobre la vida de los dibujantes mexicanos (porque si dibujan manga, no son moneros, está claro. Son Mangakas). Sin ir más lejos, el tal Luis Belmonte dibuja Manga. Su primer trabajo publicado fue en DOMO, la primera revista dedicada al Manga en México. Hay dos razones: está claro que le interesaba dibujar manga (no critico eso porque, tal y como él lo dice, era la primera revista de Manga en México. Entendible que los jóvenes experimentaran), y la segunda es que no hay revistas de difusión de historietas en México (esto último es un fenómeno más actual. Antes estaba la revista PEPÍN. El refugio actual para los moneros es la revista MAD… ¡que tampoco es realmente mexicana, aunque su equipo editorial sea mexicano! Digo los respeto y todos. Por ese medio conocí, por ejemplo, a Augusto Mora, pero chale. ¿Qué les cuesta crear una revista MEXICANA de historietas?).

Es, repito, una tristeza. Ojalá que el panorama cambie pronto para las historietas en México. Lo dudo, pero lo espero.

Saludos,

Ject.

El libro que me compré de PosadaEl libro que me compré de Posada

Muere Gabriel Vargas, el humorista de la vida diaria mexicana

Hoy, 25 de Mayo de 2010 a eso de las 14:50 p.m. falleció Gabriel Vargas a la edad de 95 años, en la Ciudad de México, debido a una complicación cardio-vascular que le aquejaba desde hacía varios meses. Fue un caricaturista mexicano que nació en Tulancingo el 5 de febrero de 1915,

Esto representa una de las mayores pérdidas para el mundo de la historieta mexicana.

La historieta representativa de Gabriel Vargas, La Familia Burrón, fue publicada por primera vez en 1937. Con ella retrató la vida diaria de una familia mexicana durante más de sesenta años. La Familia, integrada por Don Regino Burrón, Borola Tacuche de Burrón, Macuca Burrón Tacuche, Regino Burrón Tacuche, Foforito Cantarranas (adoptado) y el perro Wilson, sirvió para representar a nuestro país de manera gráfica. La serie finalizó en 2009, con la publicación del número 1616.

Descansa en paz, Gabriel Vargas. Tu obra seguirá representándote por muchos años, y seguirás viviendo no solo en los corazones de aquellos que leyeron tu trabajo, sino en las mismas calles y costumbres que retrataste.

Ject.