Agua de Calcetín.

No, no hablo de mal café ni de agua asquerosa.

Agua de Calcetín es mi nuevo proyecto bloguero, que también mantengo con 5 amigos y que ya llevamos 3 meses actualizando. Si pueden, échenle un ojo.

Saludos y abrazos,

Ject.

Advertisements

“La Torre Oscura”, de Stephen King (Reseña general de la serie)

La Torre Oscura  (La Torre Oscura, #7)

Antes de comenzar debo decir que esta “reseña” no está completamente dedicada al séptimo volumen de la saga de La Torre Oscura, y por lo tanto contiene un gran número de spoilers ya que expresa mi sentir hacia la serie como un todo. Como el todo increíblemente terrorífico que es.

He terminado de leer el volumen VII de La torre Oscura el 11 de Noviembre de 2010 a las 7:20pm. Me he quedado reflexionando el final (que NO es un final, sino una suerte de camino hacia el final) durante un momento. He buscado otras opiniones y finalmente me he decantado por comenzar a escribir mi opinión sobre la posible Obra Magna de Stephen King.

Me enteré de la existencia de la serie de “La Torre Oscura” bastante tiempo después de haber empezado a leer King. Para cuando leí “El Pistolero” ya había leído, al menos, 15 títulos del tan discutido “amo” del terror (Siendo “EL FUGITIVO” el primero, y vaya que me dejó una muy buena impresión. Si no fuera por ese libro, no seguiría leyendo a Stephen King).

Debo decir que el primer título de La Torre Oscura me cautivó. No fue por la manera en que la historia estaba narrada, sino más bien por la historia como un asunto totalmente fuera del control del autor. En verdad, El pistolero es una masa confusa de eventos que pasan tan rápidamente uno después de otro que es difícil recordar qué te golpeó y cómo te golpeó, y sin embargo te sientes con la necesidad de que te golpee otra vez ya que cierras la contraportada del libro y piensas “¡Ese fue un libro endemoniadamente bueno!”. Y todo gracias a esa excelente primera frase. En verdad, me encantaría escribir un libro que empezara con una frase tan fantástica como esa: “El hombre de Negro huía a través del desierto, y el pistolero iba en pos de él”.

El Pistolero trepida rápidamente entre el pasado y el presente, entre la vida y la muerte, entre el amor fraternal y la resignación. El encuentro Jake y su subsecuente muerte son las partes más impresionantes del libro, pero lo que le da el toque final es la charla al final con Walter, y la mirada del pistolero perdida en el horizonte.

Pasó un tiempo antes de que tuviera en mis manos el segundo volumen de la historia, titulado “La Llegada de los Tres”. Con un tamaño considerablemente mayor, el segundo libro nos habla de cómo el ka-tet de Roland Deschain, el Pistolero, comienza a formarse. Debo decir que mientras narraban los eventos en los cuales Roland conoce a Eddie Dean, el avión, la batalla contra la mafia y todo eso, yo podía imaginarme todo perfectamente. Devoré ese libro. Disfruté la muerte de Mort (aunque suene extraño si lees esa última frase en voz alta), y me dio tristeza la vida de la Dama de las Sombras, Detta/Odetta/Susannah, tan marcada por la desgracia física, y que sin embargo encuentra una suerte de iluminación al enamorarse de Eddie. Excelso.

Comencé a leer “Las Tierras Baldías”, y no tardó mucho en fascinarme mucho más de lo que me habían fascinado los dos volúmenes anteriores. El regreso de Jake a Mundo medio, y la explicación tan perfecta del dilema en que se encontraba, sin saber si estaba muerto o no (causado por la muerte de Mort, quien lo había matado antes de que apareciera por primera vez en Mundo Medio… es una paradoja compleja e interesante, muy bien presentada), el demonio de la puerta, Blaine el Mono y, por supuesto, Acho el bilibrambo. Todo en ese libro es increíble, y el final… ¡Dios! no podía creer que King dejara a sus lectores en un cliffhanger de esa magnitud. Pero soporté.

Conseguí el cuarto volumen en una edición cuyo título rezaba “La Bola De Cristal” (Es comunmente conocido como “Mago y Cristal”… ambos títulos le hacen justicia al libro). El primer cuarto del libro es algo aburrido. Aunque tiene el desenlace del encuentro del Ka-Tet de Roland con Blaine el Mono, a ese primer cuarto le falta la emoción que caracterizó a los otros tres libros. Pero el segundo y tercer cuartos… so increíbles. No me despegaba del libro. La juventud de Roland, su amorío con Susan Delgado, la muerte de Susan y la batalla contra los Cazadores de Ataúdes… todo eso es fabuloso. Pero el final… eeeh… pues no es bueno. Me pareció un recurso poco adecuado y que desencajaba en la historia. Los zapatos rojos… pffff… ridículo.

“Lobos del Calla”… el título sonaba muy interesante. Pero la verdad es que es uno de los libros que más me he tardado en leer, debido a lo increíblemente aburrido que estaba. Quizás fue necesario por que empezaba a indicar qué dirección tomarían los últimos dos libros, pero aún así me pareció soso y estúpido. Aunque siempre me ha intrigado esa manera que tiene King de reusar a sus personajes viejos (en este caso Donald Callahan, de “El Misterio de Salem’s Lot”, un libro que, por cierto, tengo que volver a leer). Fue un libro muy simple en comparación a los otros.

“La Canción de Susannah” es un libro bueno. Empieza a explicar muchos detalles sobre muchas cosas, incluido el embarazo de Susannah y cosas que no explicaban en el libro anterior. Sin embargo conserva esa “velocidad” lenta y poco interesante. No se parece en nada a los primeros tres volúmenes, que, como ya he dicho, son increíbles. Y al principio me perturbó un poco la aparición de Stephen King como un personaje de su propia novela, pero con el tiempo lo acepté y me pareció que tenía sentido. Además la aparición de Mia como una última personalidad de Susannah… wow, fue bueno. No bueno al grado en que se merezca alabanza, pero bueno.

“La Torre Oscura”. Ese es el volumen que he terminado hoy, a tres años de empezar a leer la serie. No es nada, lo sé, teniendo en cuenta que hay gente que comenzó a leerla hace 40 años, cuando el primer libro apareció, y que hay gente que nunca terminó de leerla.

Este libro es interesante. Mientras que las primeras 300 páginas mantienen ese ritmo aburrido, el resto del libro es bastante disfrutable. Creo que lo que detona ese hecho es la muerte de Eddie Dean. Es cruel, y realmente no se le da mucha importancia de manera narrativa, pero sin que lo sepas tiene un impacto emocional fuerte para cualquier lector que haya leído todos los libros con la serenidad y paciencia que yo los leí (tengo experiencia, después de leer tantos libros de Stephen King). Luego está la muerte de Jake, salvando al autor. Fue un recurso inteligente el usar a sus personajes para excusar un accidente real, que de hecho estuvo a punto de poner fin a su vida, pero aún así me parece que es un asunto muy pretensioso. Pero, como ya he dicho, la presencia del autor en sus libros se volvió totalmente natural después de un rato. Qué hacerle.

El asunto con Joe Collins de Odd’s Lane, los sueños de Susannah, Patrick Danville (Tengo que leer “Insomnia”) y todo eso me parecieron eventos pasajeros poco necesarios que por suerte fueron rápidos de leer. Cuando Susannah se fue de mundo medio en su cochecito no fue ni emocional ni interesante. Fue importante para la historia, sí, ya que es parte del final, sin embargo no fue algo que marcara al lector tanto como la muerte de Acho (en mi opinión el mejor personaje animal jamás creado por Stephen King, aunque todos los personajes animales en esta serie son increíbles) a manos de Mordred, el hijo de Mia y de Roland (que prestó su semen tiempo atrás en el primer libro, cuando su encuentro con el oráculo). El enfrentamiento con el Rey Carmesí se me hizo muy tonto, y la forma en que “pereció” no fue nada sorpresivo y en realidad, aunque original, me imaginaba algo más poderoso.

Esa última parte del libro termina con que Roland entra a la Torre Oscura, rodeado del campo de rosas, gritando los nombres de todos sus amigos que perecieron para llevarlo hasta donde estuvo. Esa parte… esa parte fue inspiradora. Fue increíble. Y, de hecho, pensé que era el final, con Patrick Danville escuchando la puerta cerrarse y sin ver a Roland salir de la Torre. Pum, ese cuento se ha acabado.

El epílogo de Susannah, en el que llega a un mundo alterno al de Piedra Angular (el nuestro) y encuentra a Eddie y a Jake (que en ese mundo son hermanos y se apellidan Toren). Es un final “feliz”.

Entonces King retoma el relato de Roland. Roland subiendo por la Torre Oscura, lo que todos los fans esperamos mientras devorábamos libro tras libro (unos con rapidez, otros, como yo, con lentitud mientras la historia decaía y se levantaba de nuevo). Me pareció interesante que Roland viera su vida mientras ascendía por los escalones de la Torre, y esperaba que muriese al final de la historia. Después de todo, dicen que ves tu vida entera antes de morir, ¿no es cierto? Y eso es lo que estaba viendo Roland. Pero entonces llega a la última habitación. Recuerda ciertos diálogos, pero en concreto ese que dice “Eres el que nunca cambia”. Entra a la habitación y entonces, de pronto, está donde empezó.

El Hombre de Negro huía a través del desierto, y el pistolero iba en Pos de él.

Es un final espantoso. No digo que el final, como está escrito, sea espantoso. Sino que es un “final” espantoso para el personaje. ¿Entienden a lo que me refiero? ¡Roland ha estado llegando a la Torre Oscura desde siempre! ¡Y cada vez que entra a la última habitación, regresa al punto de partida en el desierto sin recordar la última vez! Es espantoso. Es una suerte de limbo (es, mejor dicho, un infierno) eterno que el personaje no puede dejar de recorrer hasta que halle la manera correcta de hacerlo. Pero la pista que nos da King al final es que con el tiempo encontrará una manera da hacerlo. ¿Cómo? Porque ahora un poco del pasado del pistolero ha cambiado. Recogió el Cuerno de Eld al final de la batalla de Jericho Hill, y lo tiene consigo en esta nueva etapa de su infierno.

Se mencionó muchas veces que una persona como Roland nunca podría alcanzar el cielo, sin embargo no esperaba que su destino (un destino que bien podría ser infinito) fuera tan espantoso. ¿Conseguirá Roland culminar su viaje de manera “decente” esta vez? Quizás. No es probable. Si en verdad sólo un error es corregido por ocasión, entonces puede que su vida, sus alegrías, sus pérdidas, sus esperanzas, sus decepciones, sus batallas y, por último, su encuentro con la Torre, se repitan de manera indefinida. Es algo demasiado complejo, y a la vez, es el final perfecto para la historia.

Por que no es un final.

Renovación. Dice King antes de que Roland entre a la Torre, cuando pierde un dedo, que en la Torre hay renovación. Pero es una renovación absoluta.

Me pregunto si realmente todos los acontecimientos se repiten. El viaje, es seguro que se repite, pero ¿los compañeros? Quizás los acontecimientos se parecen. De acuerdo a la rueda del Ka (destino en el mundo del Pistolero), todo vuelve a su sitio. Por eso Roland regresa al principio cada vez que llega a la Torre Oscura.

¡Pero entonces, si el Ka es una rueda y la renovación es constante, puede que sólo sea un ciclo con una historia infinita que en realidad nunca ocurre! O puede que Roland esté pagando todos sus pecados viviendo una vez tras otra los acontecimientos del viaje hacia la Torre. Es un dolor de cabeza, parecido al que me dejó el final de “La milla Verde”.

Pero aún así, me gustó mucho. Se me hace un final digno de la historia (que, King lo dijo desde el principio, sabía que era muy compleja y que pudiese ser que nunca la acabara… y tenía razón: estaría repitiendo su trabajo si es que alguna vez la terminara… ¿o no?), y mejor aún, se me hace un “final” digno del personaje. Un personaje cuyo destino es estar solo. Un personaje cuyos amigos y familia siempre perecen por su culpa (y prueba de ello es la historia en sí).

Porque finalmente, esa ha sido la vida del pistolero.

Creo que estuvo bien. ¡Bravo King, no estropeaste la esencia de tu historia con un final de mierda como lo has hecho en innumerables ocasiones!

Eso es todo.

Saludos,
Ject.

P.D: Ven-ven, Commala, la historia nunca se acaba.

Mi Colección de discos (1)

Creo haber hecho una entrada en la que comentaba mi propósito de comprar todos los discos que quiero. Aquí voy a hacer la lista de los que ya he conseguido y de los que quiero conseguir en un futuro inmediato.

LOS YA CONSEGUIDOS

  1. Los Daniels – Se Renta Cuarto Para Señoritas
  2. Enanitos Verdes – Néctar
  3. Enrique Bunbury – Hellville Deluxe
  4. Elefante – El Que Busca Encuentra
  5. Los Fabulosos Cadillacs – Vasos Vacíos
  6. Los Fabulosos Cadillacs – El Arte de la Elegancia de LFC
  7. La Gusana Ciega – Jaibol
  8. Jarabe de Palo – Orquesta Reciclando
  9. Joaquín Sabina – El Hombre del Traje Gris
  10. Joaquín Sabina – Mentiras Piadosas
  11. Joaquín Sabina – Dímelo en la Calle
  12. Joaquín Sabina – Vinagre y Rosas
  13. Les Luthiers – En Vivos
  14. La Lupita – Lupitología
  15. Mano Negra – Casa Babylon
  16. Manu Chao – Próxima Estación Esperanza
  17. Manu Chao – Baïonarena
  18. Nirvana – Nevermind
  19. Panteón Rococó – Compañeros Musicales
  20. Pink Floyd – The Division Bell
  21. Soda Stereo – Lo Mejor de Soda Stereo
  22. The Beatles – Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band
  23. The Beatles – The Beatles (White Album)
  24. The Beatles – Abbey Road
  25. Weird Al Yankovic – Running with Scissors
  26. Varios – Calamaro Querido Vol. 2
  27. Varios – Entre Todas las Mujeres
  28. Varios – Neruda en el Corazón

A CONSEGUIR (prioridades)

  1. Paté de Fuá – Música Moderna
  2. The Outfield – Play Deep
  3. Los Rodríguez – Sin Documentos
  4. Mano Negra – Puta’s Fever
  5. Manu Chao – Clandestino
  6. Joaquín Sabina – Ruleta Rusa
  7. Mägo de Oz – Finisterra
  8. Mägo de Oz – La Leyenda de la Mancha
  9. Mägo de Oz – Gaia
  10. Mägo de Oz – Gaia II: La Voz Dormida
  11. Mägo de Oz – Gaia III: Atlantia
  12. Men At Work – Business As Usual

Esos son. ¿Qué les parece?

Propuesta: El Pirata Honrado

Hola, mi nombre es Ject y, como todo el mundo, descargo música.

Desde que aprendí a usar el internet he descargado música, es simplemente inevitable. Primero usé Ares, aunque después de un par de virus me cambié a E-Mule, y después de que el burro me fallara rotundamente intenté usar LimeWire. Nunca le entendí muy bien ni me esforcé por entenderle. Así que comencé a descargar torrents con bittorrent. Ahora lo que hago para descargar música es buscar links de descarga hacia archivos .rar que contengan discos completos, y con rapidshare.com o megaupload.com (o derivados) en media hora puedo descargar un disco completo. Sí, descargo música. Y apuesto a que ustedes también.

Es tan común el hecho de que en el mundo de hoy se descargue música por todas partes que muchos artistas han aceptado ese hecho como algo que, invariablemente, debe pasar. Radiohead, por ejemplo, vendió su más reciente album al precio que los clientes lo quisieron comprar a través de internet. Es la revolución de los derechos de autor.

Tengo una propuesta, algo que yo mismo comencé a hacer hace poco. He descargado más de 150 discos este año, de diversos artistas, como They Might Be Giants, Joaquín Sabina, Disturbed, SOAD, The Strokes, The Beatles, Los Daniels, Jarabe de Palo, Jason Mraz, Héroes del Silencio, Enrique Bunbury, Fernando Delgadillo, Gorillaz, entre otros. Entonces me di cuenta de que lo chido de tener un disco no son necesariamente las canciones, sino más bien todo lo que traiga escrito “el librito”, el arte del mismo y de la caja, el sentimiento de saber que es tuyo. Digo, eso es muy chido.

Hice una lista de todos los discos que he descargado y los que quiero comprar, investigué un poco en internet y fui estimando precios y he comenzado a comprarlos. Sí, uno por uno, con el dinero que voy ahorrando semana con semana. Mi lista tiene, hasta ahorita, 184 discos que quiero obtener de manera física, y de esos 184 he comprado 7. Sí, 7. Y en esos 7 discos me he gastado 1426 pesos. ¡Y lo que me falta! La verdad es que en lugar de que me deprima esto del gasto, me emociona saber que estoy cumpliendo una propuesta autoimpuesta.

Es una propuesta, no les estoy diciendo algo teto como “Hey, qué tal si hacen esto y vamos apuntando lo que llevemos en el blog, ¿va?” ni nada por el estilo. Es algo que yo estoy haciendo porque quiero tener una colección grande de discos físicos para sentirme bien conmigo mismo (y evitar posibles demandas por parte de disqueras en un futuro). Si les parece una buena idea y quieren hacerlo, bien, si no, también.

Sólo como un apéndice a esta entrada (y antes de irme a hacer la meme, porque tengo sueño), les pondré acá una discos que me parecen buenos y que sugiero escuchen:

  • Back in Black de AC/DC
  • Friday Night in San Francisco de Al DiMeola, John McLaughlin & Paco de Lucía
  • Mucho Más Que Dos de Ana Belén y Víctor Manuel
  • El Gusto es Nuestro de Ana Belén, Víctor Manuel, Joan Manuel Serrat y Miguel Ríos
  • El Cantante de Andrés Calamaro
  • Lágrimas Negras de Bebo & Cigala
  • Re de Café Tacvba
  • Viva la Vida de Coldplay
  • Se Renta Cuarto para Señoritas de Los Daniels
  • Machine Head de Deep Purple
  • Ten Thousand Fists de Disturbed
  • Hell Freezes Over de Eagles
  • Néctar de Enanitos Verdes
  • Hellville de luxe de Enrique Bunbury
  • El Satánico Dr. Cadillac de Los Fabulosos Cadillacs
  • No Sé Si Es Baires o Madrid de Fito Páez
  • Fobia de Fobia
  • Vida Loca de Francisco Céspedes
  • Demon Days de Gorillaz
  • Orquesta Reciclando de Jarabe de Palo
  • El Hombre del Traje Gris de Joaquín Sabina
  • Mentiras Piadosas de Joaquín Sabina
  • Enemigos Íntimos de Joquín Sabina y Fito Páez
  • Gaia II: La Voz Dormida de Mägo de Oz
  • La Leyenda de la Mancha de Mägo de Oz
  • El Mundo es muy Difícil de Mamá Pulpa
  • Casa Babylon de Mano Negra
  • Próxima Estación: Esperanza de Manu Chao
  • Business as Usual de Men At Work
  • Compañeros Musicales de Panteón Rococó
  • Ten de Pearl Jam
  • Tal y Cual de Pito Pérez
  • Stadium Arcadium de The Red Hot Chili Peppers
  • Sin Documentos de Los Rodríguez
  • Supernatural de Santana
  • Lágrimas y Gozos de Ska-P
  • Canción Animal de Soda Stereo
  • Lincoln de They Might be Giants
  • How to Dismantle an Atomic Bomb de U2
  • Revolver de The Beatles
  • Abbey Road de The Beatles
  • Running With Scissors de Weird Al Yankovic

Y, bueno…

Ject.

Limpiando el Atoyac con Café Tacvba

El 14 de Noviembre (en menos de 2 semanas) viene el grupo mexicano Café Tacvba a Oaxaca para ayudar a limpiar el Río Atoyac. El día siguiente se dará un concierto. ¿Cómo se obtiene el boleto? Ayudando a la banda a limpiar el río.

Me parece una gran propuesta, no puedo mentir, pero ya en serio: Qué pena. Es decir, qué pena que tengan que dar incentivos de este tipo para que a la sociedad oaxaqueña nos dé por limpiar uno de nuestros patrimonios estatales. Que venga Café Tacvba a levantar restos de basura llena de caca con nosotros, así sí limpiamos.

No estoy criticando la idea, al contrario, la apoyo por completo y haré lo posible por asistir. Sólo me parece que esta clase de programas sirven para darnos cuenta de lo poco que en realidad nos importa el medio ambiente en nuestra comunidad (aunque suene como libro de texto de geografía de primaria). Acá les dejo el cartel.



¡Asistan, Oaxacos!

Un evento así vale la pena. Tal vez después tengamos un poco más de iniciativa, quién sabe. En fin…

Abur,

Ject.

Las caricaturas de mi infancia

Hey, gente, ¿cómo les va?

¿Se han dado cuenta de la cantidad enorme de malas caricaturas que pasan hoy en día por la telera? Chafeó el negocio, no puede ser. Ah, qué alegría recordar las viejas caricaturas, aquellas que eran graciosas aunque nuestra mente de infantes no nos permitiera comprender a fondo lo que sucedía (algunas que volvemos a ver nos parecen más  tontas y sin sentido, pero así es la vida).

Tuve la suerte de crecer en los 90’s, como muchas otras personas que visitan el blog, aunque gran parte de ellos vivieron las caricaturas de los 80’s, y eso es en parte envidiable. La verdad creo que la época de oro de las caricaturas fue entre 1990 y 2002/2003, y que a partir de entonces se han ido degradando, volviéndose repetitivas y aburridas. Creo que todos coinciden conmigo cuando digo que canales como Cartoon Network, Nickelodeon, y aquella tontería que se hace llamar “Disney XD” tienen programas de televisión cada vez peores. Eso o el anime está invadiendo la vida de nosotros los occidentales poco a poco. El anime no es malo, por cierto, pero aquellos que intentan imitarlo y no lo logran humillan al género. Esta entrada es un homenaje a las caricaturas que yo veía de chico.

¿Y cuáles son esas? Chale, son un chingo. Pero gracias a Youtube puedo postear acá los nombres y ejemplos de aquellos días… ah, era excelente sentarse frente a la tele a ver los dibujitos. Ahorita lo que está de “moda” son los programas con actores reales, y los que veo yo son Dr. House, Two & a Half Men, The Big Bang Theory, etc, etc. Pero eso es para otro día.

Regocíjense.

1.- KND: Los Chicos del Barrio. Esta era muy chida. Los primeros episodios, sobre todo, y la mayoría de los que le siguieron, aunque creo que lo mejor de todo era la traducción al audio latino, que le daba un toque especial al asunto y nos hacía notar que nuestras traducciones son, en verdad, de las mejores.

2.- Coraje el Perro Cobarde. A veces, para la mente de un niño pequeño, realmente daba miedo. Katz, por ejemplo, que era un desgraciado. Pero Coraje siempre ha sido de mis caricaturas preferidas, el humor era excelso, yo me cajeteaba de risa viendo esto.

3.- El Laboratorio de Dexter. Esta era muy buena, al menos antes de que la “renovaran”. Varios la conocen, era un clásico, y la película (la del Dexter del futuro) era muy, muy chida.

4.- Dragon Ball Z. Este es un clásico, y no, no es de los 90’s. Comenzó como un manga creado por Akira Toriyama y fue evolucionando hasta volverse un fenómeno mundial. Y luego fue arruinado por los de la 20th Century Fox. Así es de culero, el asunto.

5.- Ed, Edd y Eddy. Yo lo conocía como Ed, Doble D y Eddy. Me encantaba el humor físico (AKA agresiones) en este, era realmente cómico, y el doblaje al español latino era muy, MUY bueno.

6.- Garfield y sus Amigos. Sin comentarios. No, esperen… no, ninguno.

7.- Fenomenoide! A este nunca le entendí del todo, pero ahora que le vuelvo a ver recuerdo porqué me gustaba tanto. Es tan… estúpido. =D (Puse el intro en inglés porque la traducción al español me parece muy, muy mala).

8.- Invasor Zim. Ah… creo que es de lo más bizarro que había. Por eso es excelente.

9.- La Vaca y el Pollito. El hombre rojo sin pantalones… ah, a toda madre.

10.- Johnny Bravo. Siempre fue bueno, no puedo decir más.

Y, bueno, no hay que poner más videos para que entiendan mi punto.

Aquí hay una lista con 60 de mis caricaturas favoritas de la infancia (incluyendo estas). No hay sólo caricaturas en esta lista, sino series con actores que eran excelentes.

  1. KND: Los Chicos del Barrio
  2. Coraje el Perro Cobarde
  3. El Laboratorio de Dexter
  4. Dragon Ball Z
  5. Ed, Edd y Eddy
  6. Garfield y sus Amigos
  7. Las Sombrías Aventuras de Billy y Mandy
  8. Johnny Bravo
  9. Pokémon
  10. Scooby Doo
  11. El Escuadrón del tiempo
  12. La Vaca y el Pollito
  13. Yo Soy la Comadreja
  14. Mike, Lu y Og
  15. Samurai Jack
  16. Sheep en la Gran Ciudad
  17. Pollo Robot
  18. Ranma ½
  19. Sailor Moon
  20. Saint Seiya
  21. Transformers: Guerra de Bestias
  22. Cat Dog
  23. Kenan & Kel
  24. Aprendiendo a Vivir
  25. Los Castores Cascarrabias
  26. Invasor Zim
  27. Dinosaurios
  28. Escalofríos
  29. ¿Le Temes a la Oscuridad?
  30. Power Rangers
  31. Inspector Gadget
  32. Tom & Jerry
  33. Droopy
  34. Looney Tunes
  35. Dog City
  36. Animaniacs
  37. Digimon
  38. Shinzo
  39. Galidor
  40. Fenomenoide!
  41. Monstruos de Verdad
  42. Jacobo Dos-Dos
  43. Kim Possible
  44. Lucky Luke
  45. ¡Mucha Lucha!
  46. Quack Pack
  47. La Vida Moderna de Rocko
  48. Ren & Stimpy
  49. Tiny Toons
  50. Underdog
  51. Rocky & Bullwinkle
  52. Kid Músculo
  53. Jimmy Neutron
  54. Tin-Tin
  55. Alvin y las Ardillas
  56. Ginger
  57. Conde Pátula
  58. Bananaman
  59. Doug
  60. KaBlam!

Ah, los recuerdos.

No hay nada más que quiera añadir por ahora, así que los dejo viendo esas caricaturas y buscando las otras (si es que quieren).

Abur.

Ject.

Este mes patrio…

Qué tal, una vez más escribiendo (algo tarde dirían algunos, dado el tema que nos reúne en internet hoy), ahora, un año después de las 5 entradas tituladas “Y Que viva México”, celebrando otro mes patrio.

¿Saben qué sería útil? Hacerle como los canales de televisión cada que ha una fiesta importante y pasar las mismas películas una y otra y otra vez…. un reciclado de entradas… estaría chido, ¿no? Me facilitaría la vida a mí y nuevos lectores podrían leer material viejo y original sin tener que ponerse a buscar mucho tiempo en el archivo. Desgraciadamente, eso dejaría con un mal sabor de boca a todas las personas que ya leen el blog y que conocen de sobra las entradas viejas (si es que se han tomado el tiempo de leerlas, claro).

En fin. Estamos (casi) en el aniversario número 199 del inicio de la independencia mexicana, todos regocíjense y retocen en los ensangrentados campos de batalla que vieron morir a los héroes patrios (y a otro chingamadral de gente que pasan a ser, en este caso, soldados desconocidos). Lo más común sería hablar de la independencia de México a fondo en esta entrada, aunque ya toqué el tema el año pasado y la verdad es que da un poco de hueva. Así es, estimados lectores, el autor tiene flojera, y no es precisamente porque se encuentre en exámenes de primer periodo. No. Me da flojera hablar de la independencia de México ya que, como cualquier lector mexicano que haya estudiado apegado al programa de la Secretaría de Educación Pública (“SEP”, si no lo abrevié no fue para echar choro, ¿eh?) en los últimos 30 años, he repasado la historia de nuestro país (según es contada por los mismos gobernantes, los “triunfadores”, de México) más de tres veces desde que inicié la educación primaria.

¿No les parece algo molesto? Digo, sí, me encanta mi país y todo, la historia es interesante y llena de cultura, batallas, aztecas y españoles y toda la cosa, pero tengo al menos 9 años repasándola. Ya chole. De vez en cuando le cambian y nos enseñan Historia Universal, o la que yo llevo ahora, Historia Universal COntemporánea, pero al fin y al cabo todo regresa a México. Sé que no me debo quejar por eso, es en realidad una queja inútil y que por nada del mundo va a cambiar la cómoda forma que tiene la SEP de enseñarnos. Sé que en todos y cada uno de los países del mundo los alumnos que ingresan a primero de primaria (o como sea que se llame ese grado en cada país) va a llevar bajo el brazo un tomo de “Historia de Mellevalachingada”, por ejemplo. Sé que todos hemos pensado en eso (en el hecho de que nos enseñan la misma historia varias veces alterando los datos o añadiendo nombres y fechas) miles de veces. Lo sé. No me lo reprochen. También sé que algunos creen que me la paso tirándole mierda a todo y a todos… bueno, eso en parte es cierto, en parte no, pero me gusta darle un toque sarcástico y fuera de tono (…exagerado, por así llamarlo”) a mis opiniones.

Entonces estamos en eso: La historia de un país vuelve mil y una veces a aparecer en los temas de un estudiante a lo largo de su vida académica (y la vida académica de sus hijos), pero hay un hecho que no me pueden negar, y ese hecho es que la historia está escrita en su totalidad por los ganadores. Eso, por los que logran agarrar la pluma primero y plasmar su versión verídica (y a veces no tanto) de cientos de hechos que transcurrieron durante su tiempo. No me van a decir que creen que Juárez o Díaz o Salinas de Gortari hicieron todo lo que dice la historia que hicieron… ¿o sí? Eso es ser ignorante e inocente. La verdad es que muchas cosas de las que hicieron (que dicen que hicieron) sí las hicieron, pero por ese montón de cosas que dice que hicieron y que sí hicieron, hay otro montón de cosas que dice que hicieron y que no hicieron, o cosas que no dice que hicieron y que sí hicieron, o cosas que dice que hicieron y que no hicieron. Así es la historia de nuestro país y del mundo.

Poco a poco se han ido levantando historiadores veraces y (oportunistas) energéticos que se van a investigar la verdad de los hechos, y vuelven con versiones que, si no difieren en su totalidad con la historia oficial, sí le parten la madre a los libros de la SEP (por decir algo). Claro… cada historiador le pone su estilo y sus opiniones a su investigación, favoreciendo a quienes creen que son los buenos y tirándoles mierda (como un servidor, dirán algunos) a los “malos”. ¿El resultado? Un chorro de versiones de una sola historia nacional, continental y/o mundial, haciendo que toda la historia sea bien o una mentira o un chiste muy, muy enredado.

¿Qué opinan ustedes?

Ah, por cierto, feliz 15 de septiembre a todos (hoy es 8, pero dudo que publique algo hasta después del 15), pásensela chido y coman pura comida mexicana. Saben que quieren, a que sí… :3

Bueno, pues… Abur.

Ject.

Uy, pero que bandera tan suertuda
Uy, pero que bandera tan suertuda